GutiELEz

Ideaciones y creencias de un profesor de ELE

Español coloquial por tribus

with one comment

Las tribus urbanas existen.  Y la frikipedia ofrece un detallado análisis descriptivo de los diferentes grupúsculos en atención a sus costumbres, apariencia, educación, aficiones musicales, forma de vestir y lenguaje. Y a los efectos del propósito temático de este blog, es decir, el estudio del lenguaje español, mostraré algún ejemplo de producción comunicativa típica de alguna de las tribus presentes en nuestras calles. No vaya a ser que nuestos estudiantes se topen con alguno de estos especímenes y no entiendan absolutamente nada de lo que dicen…

Empezaremos por los pijos:

“En la comunicación verbal, los pijos emplean un vocabulario propio, formado a partir de un pequeño número de términos. Expresan intensidad y emociones mediante la composición de los mismas, formando así frases de amplio contenido con una única palabra. Por ejemplo, super (muy), unido a fuerte (increíble, extraño) forman superfuerte, que junto a sus derivaciones megafuerte, hiperfuerte, hipermegafuerte, superhipermegafuerte y chachi-piruli, forman el lenguaje pijo con el que se comunican entre sí, un ejemplo:

  • Frase típica pija: Osea, super ideal ¿no?
  • 2ª Frase típica pija: Osea, waja, pio pio, aja, ¿a que mola tía?, es super guay
  • O sea: No significa nada, es una etiqueta que ponen al principio de las frases para advertirnos “soy pijo ¿vale?”
  • Super: Significa “mucho” o “muy” pero de modo alegre y despreocupado. como lo hacen todo a lo grande no paran de soltarlo como: te “superquiero”, “supergracias”, “supersuper” etc…
  • ¡No te lo pierdas!: significa que esa cosa te la puedes perder, simplemente lo dice para llamar la atención, ya que te considera inferior por no prestarle atención.
  • Ideal: Que está bien, o mola, pero, que además es “Super caro” y posiblemente de un color crema. También puede interpretarse como “soy idiota” o “carezco de vocabulario”, “no me se más adjetivos”
  • ¿no? No es que al pijo le interese tu opinión, ni que dude de lo que ha dicho. Es que todas sus frases empiezan por “osea” y acaban por “¿no?”

Otro ejemplo, el paleto, boinardo, gañán o pueblerino:

“Respecto al dialecto encontramos diversas peculiaridades aunque depende de la zona estas son las generales:

  • Pronunciar una H aspirada en vez de S: Eho ta la otra punta…
  • Utilizar continuamente sinalefasComerse letras: para el ejemplo nos sirve el primero
  • Añadir el sufijo -ico en vez de -ito: burrico, pequeñico,
  • Cambiar el pretérito imperfecto por un subjuntivo raro: ganamos por ganemos
  • Cambiar el pretérito perfecto por el pretérito inventado. Véase habemos perdido, en vez de hemos perdido
  • Ratuno!!!!
  • Semos por somos
  • Añadir una A al principio de muchas todas las palabras femeninas que empiezan por consonante y pasan a ser masculinas(véase: un amoto, un aradio, un afoto, un agorra y un largo etcétera)
  • Suprimir algunas erres de forma que digamos “mialas las cabricas” en vez de “mira las cabras”. De aqui tambien se deduce el repetir el mismo artículo varias veces en la misma frase para referirse a un mismo objeto/cosa/persona.”

Otro grupo tribal, los canis:

“Su vocabulario es una de sus mejores facetas. Consiste en derivados de expresiones típicas de andalucía con giros sacados de películas de gangsters de los 80. Los mas usados:

  • “Surmano”, “Suprimo”: Vocativos genéricos. No expresan afecto o consanguinidad. Ej: “Surman, damun lero”.
  • “Ave o no”: Derivado de “¿Sabes o no?”. Coletilla expresada por ellos para acabar frases que, de otra formas, serían demasiado poco “guays”.
  • “Sosio”: Referencia al que escucha, especialmente si se trata de un “colega”.
  • “Aaaro illo”: Claro que sí, chiquillo.
  • “Ira”: Mira.
  • “¿Qué isse?” ¿Qué dices?
  • “Po cómeme la polla”: Normalmente resulta bastante sencillo bloquear mentalmente a un cani, así que usualmente saltan por la vía de Tarifa con esta paradigmática frase cani o cualquier insulto que hayan oído de la tele.
  • “Tu que me ehtá, vasilando??”: Esta suele ser la respuesta estándar cuando el cani en cuestión va buscando bronca. (Ej.: -“Buenos dias joven” -“Tu que me ehtá, vasilando?”)
  • “Ta Flama”: Está flamante. Expresión que usa el cani para definir lo bonito que le parece su coche o su “amoto”.
  • “Illo ere un crá!”:Tio eres un crack (alguien que es muy bueno en algo; nótese que aunque el susodicho no sea ningún crack, lo será para los canis que lo vean, debido a su bajo nivel de capacidades)
  • “Tene un euro/tene un sigarro?:Frase utilizada como escusa para comenzar una pelea. En este caso no son tan gilipollas como parecen porque pasaron de pedir “cinco duros”a un euro.
  • “Kelly”Originalmente “Queli”, deformado con el tiempo conforme al (sub)desarrollo cerebral del cani. Casa, guarida, madriguera.
  • “Sae ke te kió desí o no??”:Esta es otra coletilla utilizada por estos magnates de la cultura. Se cree que su uso se debe a que, debido a su elevado coeficiente intelectual, tienen que asegurarse de que los interlocutores han entendido bien una explicación antes de pasar a la siguiente.
  • “^”E o no manilla?…..”:Esta frase esta aun en reconocimiento.
  • “Acho loco”: utilización reiterada del vocablo Loco para designar a su interlocutor. Su traducción literal sería: muchacho loco; si bien no quiere decir que un muchacho esté loco, si no que son términos sustitutorios con cariño del cani en cuestión, es decir, sustituyen el nombre del cani, de manera que en vez de decir: “Jonathan, Jonathan”, dicen: “Acho loco”.
  • “Que yo “tsoi” mu loko!”: Graznido que suele soltar los canis cuando vienen 2 o 3 y vosotros sois 8 y le hechas huevos. Normalmente lo usan como último reclamo para ver si te pueden sacar algo (si ven que nadie se achanta, saltará algun amigo cani, y le dirá algo como: Enga amonos ke etsa gente no tiene na, o algo asi)
  • “é Rober”: El uso de artículo antes del nombre de otro cani, por ejemplo “é Róbe” o “é Mígue” (o “Migué”, según el nivel de relación).
  • “Tiéne u-píti”: Tiene un cigarro?
  • “Olé tú-uévo”: Típica frase que todo cani dice cuando se le da un cigarro. Traducción: Ole tus huevos.
  • “ei mecajun diós”: En Galicia, para ahí
  • “Q dise er tio?”: En Málaga, Hola!
  • “Po no me toke er coño”: Lo pronuncia “La Jenny” repetidas veces en un día cuando se siente asustada o “achantada” como bien dicen por otra Jenny de su clan o “una paya”.
  • “A mi no me vasila ni tu ni naide”: Intenta demostrar a sus amigos que puede contra todo aquel que quiera quitarle su puesto.
  • “Ke jarte tiene mi arma”:“Que arte tienes mi alma” Para un cani es un halago.
  • “Po si soi puta mi coño lo disfruta”:Cuando se le dice puta a una Jenny siempre te respondera con lo mismo.
  • “Ira el/la achantá/tao”:Cuando un “payo” agacha la cabeza porque desconoce en que idioma hablan…
  • “Chaaaaaaaaaaaa”:No se sabe que es muy bien pero es lo mas comun por los lugares de Cádiz y campo de gibraltar, lo suelen usar “Las Jennys” para cualquier frase y siempre para “achantar” o asustar al adversario, cuanto más largo sea el “cha” mas fuerte es “La jenny”.
  • “Me entiende?”: Usado frecuentemente por las Jennys al final de cada frase para asegurarse de que es comprendido el mensaje.
  • “¡¿Kha ta paha en la boca?”: Frase utilizada cuando se dice algo incomprensible, dado su minimo nivel cultural y bajo cociente intelectual. Ejemplo: Me recuerda al avance del 2º de Rangers en la playa Omaha durante el dia d. -¡¿Kha ta paha en la boca!?
  • “Ja me maten”: Se utiliza para jurar algo.
  • “Ji ome”: Si hombre, cuando un cani no se cree algo dice si hombre, como decir “¿de verdad?”
  • “Tu pu’a mare”: Tu puta madre
  • “Tu sae kien eh mi primo?”: Pregunta usada frecuentemente por los canis para intimidar al personal. En ella, insisten en presentar a su primo como un ser terrible e intimidante (véase neanderthal) que te atacará gratuitamente.
  • “Tú ke la’ pegao a mi primo?” Usualmente no conoces de nada al cani que te ha dicho esto, y menos a su primo. Aunque el primo del cani (si existe tal primo) sea 30 veces más alto y ancho que tú, el cani puede optar por afirmar que le has atacado para justificar el comienzo de una riña o una pelea.
  • “Tukere jipy o jervy” A menos que vayas como se ha explicado arriba te dirán algo por el estilo.
  • “Illo, tú donde va?/Illo tú que va hace con eso?” Ésto te lo dicen sin conocerte de nada, a eso es a lo que se le llama “respeto”.
  • “Este tío j’un ma’lito”: Cosa que dicen cuando alguien es más listo que ellos y lo demuestra, lo que quiere decir que con tal de verte caminar te lo pueden decir.
  • Aguanta`l tirón“: Tradúzcase como “Qué fuerte”, o como dice un profesor de mi universidad que se debe decir “Qué impresionante”. Esta extraña expresión suele utilizarse para exclamar sorprensa o impresión, aunque también puede referirse a situaciones absurdas. Ejemplo: hay un tío en medio de la carretera, desnudo, y cantando “Soy un sofá tela de grande”; entonces un cani dirá “Aguanta el tirón”.
  • Illo, vámonos pa`r barrio“: Tradúzcase como “Persona humana que habita en el planeta tierra, vámonos para el barrio”, ante lo cual se largarán todos para beber en una hora comprendida casi en su mayoría entre las 4 y las 8 de la madrugada. Lo extraño y digno de estudio, es que cuando se refieren al “barrio”, en realidad se están refiriendo al centro del pueblo. Todos sabemos que no es lo mismo un barrio que el casco histórico de una localidad. Ante lo cual podemos suponer, según las clases particulares que he recibido del Detective Conan, que los canis, o como diría Lord Mithos Yggdrasill: “estos seres inferiores”; no son capaces de distinguir entre el barrio y el centro de la ciudad. Aunque con la trompa que deben de llevar tampoco deberían diferenciar entre un semáforo en rojo y uno en verde… Curioso, quizás sea por eso por lo que siempre se los saltan. Se iniciará investigación al respecto ¡Vaya que sí!
  • Tukerun jebi/gótico/friki desos??“: No se sabe muy bien por qué, pero al parecer la “in”cultura cani usa el sufijo “desos” para preguntar tu grupo social. Aún se indaga sobre el origen de ese sufijo, pero parece estar inspirado en las terminaciones japonesas para referirse a la gente. (-san, -kun, -chan, -desos…)
  • “A ke te bufo”:Amenaza cani que más o menos significa ´´a que te pego´´
  • “Diooo ke pelotaso kolega”:Dios, que borracho estoy, amigo.
  • “tuledá?”: “¿Tu le puedes?” refiriendose a si eres mas fuerte. Aun así, no se recomienda intentarlo.
  • Chos loko destrábate ya y vámonos pal choso: Oye no te preocupes y vamos a mi casa.(Canarias)
  • Chosss chiquito ‘lotaso niño: qué borrachera.
  • Chosss LLOOOOOOOOOHHHHHHHHHHHHHHHHHHH: grito de guerra utilizado por los canis para ir avisando de sus maldades. Normalmente, cuando dos manadas canis se reunen en un punto, profieren un lloooh semejante, el cual determinará la manada dominante. Aquella que logre hacer el lloh mas potente y largo ganara. Tambien pueden existir los lloh agudos y otros estilos de lloh.
  • A ke me cagon tu padre er calvo?: “¿A que me cago en tu padre el calvo?” En realidad no tiene por qué ser verdad que tu padre sea calvo ni que el cani le conozca (ni a ti), pero es común encontrar insultos gratuitos de este tipo.”

Continuará…

Written by Gutielez

mayo 6, 2011 at 9:45 am

Publicado en Uncategorized

Contra la afectación del lenguaje jurídico

with 3 comments

Si aquellas acreditaciones de cargo solamente se reducen a la existencia de un débito con la parte querellante (aunque el mismo revista la reverberación y el refrendo oficial inserto en una sentencia judicial) sin ninguna corroboración del ánimo tendencial defraudatorio de su deudor, obvia huérfana de persuasión, la subjetividad esencial y caracterizadora del injusto típico represivo, porque, solamente determinada aquella deuda, debe inducirse la delatada preordenación encubridora parapeteando en su desplazamiento patrimonial la inefectividad crediticia de aquélla, con actos concluyentes demostrativos unívocamente de su perversa intencionalidad, pero si los mismos, se reducen a meros barruntos presuncionales, éstos no disponen de la consistencia adecuada para provocar aquella inserción punitiva, y, convierten a los mismos en una mera abducción o razonamiento silogístico diferenciado de la inducción y de la deducción por su menor capacidad demostrativa”.

Bien, si alguien ha llegado a leer el párrafo entero, que por cierto, era una sola frase, desde aquí mi más sincera felicitación y enhorabuena.  Y si alguien lo ha entendido -vale, es cierto que está descontextualizado, pero aun así es del todo punto infumable-, mi más sincera admiración y mi más sonado reconocimiento. Esto no hay por donde cogerlo. Lo siento mucho por los juristas, que somos muchos en la España del S. XXI, pero ¿es que no se puede escribir de manera más sencilla? ¿Es que todo debe ser ilegible, impersonal, distante, supuestamente erudito, oscuro, opaco, incluso pedante -diría yo-, y extremadamente afectado? ¿Es que queremos cargarnos el propósito de la comunicación? ¿Es que los juristas no pueden prescindir de esa estomagante necesidad de diferenciarse del resto de los mortales a través de esa afección psicológica que les lleva a intentar sentirse diferentes por su forma de escribir?

Pues sí, este es uno de los males que aquejan al lenguaje jurídico. Una cosa es que desde el punto de vista léxico – incluso semántico- este lenguaje sea especial y sea necesario e inevitable que así sea, y otra muy distinta es que quien escribe quiera diferenciarse de los demás, más allá del aspecto lexicológico. Es decir, una fiducia, el cohecho o el litisconsorcio pasivo necesario carecen de sinónimos. Podríamos embarcarnos en explicaciones, circunloquios o pajas mentales de toda índole para explicar su significado, pero lo cierto y verdad es que las lenguas de especialidad deben ser diferentes por su vocabulario, y de hecho la precisión que exigen está en sus palabras. Pero una cosa es una cosa, y seis media docena. Y me explico; que el léxico sea específico no justifica que el estilo sea afectado.

Así que, en esta tesitura, muchas han sido las voces que se han alzado contra esta lacra. Incluso en su día se publicó un Manual de estilo del lenguaje administrativo, con la intención de simplificar y facilitar a los ciudadanos, al pueblo, la comprensión de los textos jurídicos. Se han escrito infinidad de artículos a favor de la modernización, simplificación del lenguaje jurídico y administrativo, analizando los problemas de este lenguaje, tales como la excesiva subordinación, las continuas referencias a lo anteriormente dicho o la supuesta precisión en palabras totalmente prescindibles y redundantes. Es más, existe un blog sobre el tema, llamado “Lenguaje administrativo“, cuyo lema dice: “Contra el lenguaje oscuro, contra el lenguaje recargado y espeso. Por un lenguaje claro”; no tiene desperdicio. Y lo cierto es que en algunas de las recientes sentencias y autos de la Audiencia Nacional -sobre todo en la Sala de lo Penal- se puede observar este afán por hacer accesible al gran público su contenido.

De manera que, en consonancia con esta tendencia socializadora del lenguaje, desde el Ministerio de Justicia se creó una Comisión para la Modernización del Lenguaje Jurídico. Dicha comisión es consecuencia y coincide, a su vez, con el propósito del Plan de Transparencia Judicial -que peca de redacción poco transparente, dicho sea de paso-, y también con la Carta de los Derechos de los Ciudadanos ante la Justicia. Bueno, pues la Comisión, de periodicidad mínima mensual, está compuesta por ilustres juristas y filólogos y, en el plazo de un año -a contar desde el 21 de enero de 2010-, debería elaborar (haber elaborado) un informe sobre la situación actual del lenguaje jurídico y sus correspondientes recomendaciones. Pequeño problemilla: “los Vocales de la Comisión ejercerán sus cargos de forma gratuita”… Estamos ansiosos por conocer el producto final y esperamos que sea descifrable por el bien de los que nos dedicamos a dar a conocer esta parte de la lengua.

Written by Gutielez

marzo 22, 2011 at 9:43 am

Publicado en Uncategorized

El “otro” Marco Europeo

with one comment

El Marco es como Borges: todo el mundo lo conoce, pero nadie lo ha leído todo”.

Esta demoledora frase se la oí decir a “una de las grandes” en el mudillo de ELE en un congreso sobre la enseñanza/aprendizaje del español en ámbitos universitarios alemanes. Ella es argentina, para más señas, y curiosamente fue alumna del mismísimo Borges. Se trata de Graciela Vázquez, una de las personas que más ha publicado sobre ELE. (Interesante, ¿quién será la persona con más publicaciones sobre ELE? Bueno, en otro post lo comentamos)

El símil en cuestión no tiene desperdicio; primero porque se trata del, para muchos -entre los que yo me encuentro-, mejor escritor en lengua castellana de la historia. Segundo, porque la importancia tanto de Borges como del MCER es capital: la influencia del MCER para la enseñanza /aprendizaje de lenguas en Europa ¿debería ser tan grande como la importancia de Borges para la lengua castellana? Y tercero, porque tiene razón. Es cierto lo que dice Graciela, nadie se ha leído el Marco entero. Muchos han (hemos) leído partes, seguramente por necesidad; para escribir alguna memoria, impartir algún taller, preparar un curso. Incluso algunos habrán podido ver que en toda la bibliografía sólo hay un documento en español (Un niver Umbral, de P.J. Slagter), dos en catalán y uno en gallego. Curioso.  En cualquier caso, ya me dirás tú quién se lee 280 páginas por “gusto” profesional. Con tanto apartado, subapartado, clasificación y ejemplos no es que sea una lectura precisamente amena. Bueno, alguno/a habrá, y desde aquí me quito el sombrero.

El caso es que el otro día, mientras buscaba información sobre el Espacio Europeo de Educación Superior, me topé -toma aprendizaje informal- con otro Marco Europeo. Se trata del Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente. Ojo, este ha sido creado por la Unión Europea, mientras que el MCER fue creado por el Consejo de Europa. El matiz es importante ya que la UE está compuesta por 27 países y el Consejo de Europa está integrado por 47 de los 49 estados europeos -los 2 fuera de la lista son el Vaticano (por ser un estado instrumental) y Bielorrusia, por tratarse de la única dictadura en toda Europa (¡todavía estamos así!)-. Y esto puede tener su significación política e incluso institucional. Pero es que además, el MCER es más antiguo (del 2001), ya que el EFQ-MEC se publicó en el año 2008. Quizá esta sea una de las razones por las que no es tan conocido.

Tiene 2 objetivos principales: uno, fomentar la movilidad de los ciudadanos europeos, y dos, facilitarles el acceso al aprendizaje permanente. Para ello establece 8 niveles de referencia: el 1 sería el nivel básico -lo que sería equivalente a la educación básica- y el 8 sería el nivel más avanzado -a nivel de investigación o doctorado-. Pero, y aquí viene lo interesante, dado que los sistemas educativos y formativos de los distintos países europeos son tan diversos, los 8 niveles se describen en términos de resultados, más en concreto, de resultados de aprendizaje. Y los resultados de aprendizaje se clasifican, a su vez, en conocimientos, destrezas y competencias. Es decir, conocimientos teóricos, destrezas prácticas y técnicas, y competencias sociales.

Y llegados a este punto, es cuando entra en juego el aprendizaje no formal e informal. Porque el EQF-MEC defiende que “puede beneficiar a personas que posean una amplia experiencia por su trabajo o en otros campos de actividad al facilitar el reconocimiento del aprendizaje no formal e informal”, y esto a mí me parece un acierto, ya que es contrario a la “titulitis”, ese mal endémico que nos invade. En cualquier caso, habrá que ver cómo se efectúa ese reconocimiento, porque tiene toda la pinta de que volverá a ser mediante una certificación o un título… Pero bueno, lo importante es que facilita la internacionalización de las cualificaciones, y eso suena bien, muy europeo, muy global.

Sin embargo, se trata de una Recomendación, es decir, que no es vinculante, aunque sí que sirve para establecer un marco común  de referencia que mejore la transparencia, la comparabilidad y la transferibilidad de las cualificaciones  de los europeos, así como la ya mencionada validación de los resultados del aprendizaje adquirido mediante la experiencia.

“El EQF es un instrumento ambicioso y de gran alcance que tendrá repercusiones en los sistemas de educación y formación, en el mercado laboral, en la industria, en el comercio y en los ciudadanos”. Espero que así sea porque buena falta nos hace…

Written by Gutielez

marzo 10, 2011 at 5:19 pm

Publicado en Uncategorized

Plagio en mi tesis ¿y qué?

with 4 comments

Eso debía creerse el insigne Karl- Theodor zu Guttenberg hasta precisamente el día de ayer, día en que finalmente ha anunciado su dimisión como ministro de defensa del gobierno alemán. Pero es que tienes mucho morro, tronco. No está bien plagiar una tesis doctoral. No es correcto. Pero es que además de ser una chapuza, tiene muchos efectos colaterales. Los políticos -efectos y personas- no interesan, por lo menos de forma directa y por lo menos en este foro. Bueno sí, que te ha costado casi dos semanas dimitir de tu cargo. Sin embargo, los que sí son importantes son los académicos.

Se trata de una tesis doctoral titulada: Verfassung und Verfassungsvertrag. Konstitutionelle Entwicklungsstufen in den USA und der EU, en español algo así como “Constitución y Tratado Constitucional. Etapas de desarrollo constitucional en los EEUU y en la UE”. O sea, derecho internacional público, derecho europeo y derecho constitucional en uno. Le llevó 7 años de “redacción” compaginando sus diversos cargos políticos con dicha tesis. Y, como no podía ser de otro modo, fue calificada en el año 2007 por la Universidad de Bayreuth con la nota “Summa cum laude”, lo cual sirvió para investir a Carlos Teodoro con el título de “Doctor”.

Y a la tercera le pillaron. Tras dos reseñas bastante benévolas con el trabajo en cuestión, el Profesor de Derecho Público de la Universidad de Bremen, Andreas Fischer-Lescano, advirtió que la tesis tenía bastantes carencias y presenta hasta una veintena de pasajes problemáticos. El 16 de febrero dichos comentarios se hicieron públicos a través del Suddeutsche Zeitung y, a partir de este momento, se sucedió una cadena de acusaciones públicas de plagio por parte de reconocidos juristas alemanes contra el trabajo de Guttenberg.

Problemas: Guttenberg no cita correctamente, es decir, habla de fuentes anónimas, cuando en realidad se trata de trabajos de colegas, académicos o incluso periodistas, por ejemplo de “FAZ (Frankfurter Allgemeinen Zeitung)”, de “Neuen Züricher Zeitung” o hasta del mismísimo “Die Zeit”. Pero es que copia pasajes enteros, de varias páginas, pertenecientes a académicos como la Catedrática de Teoría Política e Historia de las Ideas de la Universidad de Passau, Barbara Zehnpfennig, quien claramente identificó su pasaje en la tesis de Guttenberg y la calificó como plagio. De modo que, para fundamentar las acusaciones de plagio, se creó una página web, una wiki, GuttenPlag Wiki, en la que se han identificado hasta un 68 % de las 475 páginas de la tesis doctoral de Guttenberg como pasajes plagiados. Nada más y nada menos.

Las reacciones de Guttenberg ante las acusaciones de plagio tienen bastante miga. Primero las calificó como “abstrusas” (según la RAE “de difícil comprensión e inteligencia”). Luego admitió que podría tratarse de un error. Y después dijo que renunciaría al título mientras durase el proceso de aclaración por la causa del plagio. Luego reconoció “graves errores artesanales (handwerkliche)” y que quería renunciar a su grado académico de forma permanente. ¿Renunciar al título de doctor? En todo caso quien te lo otorgó debería quitártelo. Uno no renuncia al título unilateralmente. Parece que se rebaja al nivel del resto de los académicos mortales desde su posición de político, en concreto de ministro de defensa, de uno de los países más importantes de Europa.

Y efectivamente así fue, la Universidad de Bayreuth le privó se su título de doctor. Y aquí llega el papelón de su director de tesis, “Doktorvater”, Prof. Dr. Dr. h. c. mult. Peter Häberle, Geschäftsführender Direktor des Bayreuther Institutes für Europäisches Recht und Rechtskultur sowie der Forschungsstelle für Europäisches Verfassungsrecht. Casi nada al aparato. Un servidor, humildemente, puede decir que ha trabajado durante 2 años en la Universidad de Bayreuth. Y pude constatar cuán orgullosos estaban los gerifaltes de dicha institución -por la que tengo especial cariño- del “niño de sus ojos”, Carlos Teodoro. Bien, pues la vida da muchas vueltas, y el señor Häberle se ha desmarcado del trabajo de su pupilo diciendo algo así como que peca de serias carencias que no son aceptables.

La actitud del Sr. Häberle es comprensible. Está en juego su prestigio profesional -también personal-, el prestigio de la Universidad de Bayreuth -cuyas facultades de Derecho y Economía figuran entre las punteras en Alemania- y el prestigio de la Universidad Alemana. Más de 1000 profesores de estudios superiores han redactado un escrito a Frau Merkel, en el que se denuncia que la reputación de la ciencia se ha puesto en peligro. Hasta 400 rectores de universidad han declarado que un comportamiento científico incorrecto no es “peccata minuta” y no debe ser tratado como tal. Parece que los profesores han seguido una iniciativa de hasta 30.000 doctorandos o candidatos al título de doctor mediante otra carta abierta en la que critican la “Causa Guttenberg” y discrepan de la postura oficial de la canciller alemana. Grupos en Facebook, entradas en foros de periódicos, reportajes, programas de radio y tv, etc.

En fin, Carlos Teodoro, que la has liado gorda, bien gorda, gordísima. Has puesto en tela de juicio la credibilidad del sistema académico alemán, por lo menos a nivel de estudios superiores. De todos es conocido el rumor, el ronroneo que se siente y circula sobre los tribunales de tesis -y no digo nada sobre la memorias de máster-. Pero yo, alma cándida, pensaba que esto sólo pasaba en mi querido país, España, o en mi admirado país, Italia. Y fíjate tú, que estas cosicas también las tenemos por Alemania. SIN EMBARGO, siempre habrá una diferencia entre las dos culturas. En Alemania la reacción ha sido inmediata, popular, mediática, ordenada y seria. No quiero ni pensar cómo sería en España, es más, ¿habría reacción en España?

Written by Gutielez

marzo 2, 2011 at 8:09 am

Publicado en Uncategorized

¿Por qué los blogs no funcionan en Alemania?

leave a comment »

Pues sí, alguien ha reflexionado sobre el tema. Para mi consuelo, después de mi experiencia con blogs en clase en Alemania, parace ser que existen hasta 10 razones socio-culturales por las que los blogs no funcionan en Alemania.

El artículo (en alemán) pertenece a Suddeutsche Zeitung (SZ-Magazin.de) y fue escrito por Felix Salmon, prestigioso “bloguero” americano de Reuters (blogs.reuters.com/felix-salmon/). Salmon escribe en este blog sobre economía y, en principio, parece que su crítica se refiere a los blogs sobre economía en Alemania, lo cual es perfectamente extrapolable al ámbito del derecho, conocido este por su rígida estructura académico-jerárquico-institucional. Sin embargo, las susodichas críticas se pueden predicar de la blogosfera alemana en general y de una serie de creencias culturales, entre las que se encuentran algunas como (traducción aproximada):

1. En la “máquina de la igualdad” que es internet, jóvenes e incluso anónimos blogueros pueden llegar a ser conocidos e importantes. Respetados catedráticos e influyentes expertos son ignorados en la blogosfera, bien porque no dicen lo que realmente piensan, o bien porque lo que dicen es aburrido o previsible. En Alemania existe una fijación por el estatus y la jerarquía.

2. En Alemania lo que más cuenta es la cualificación (lo que nosotros conocemos como “titulitis“). Lo importante es coleccionar el mayor número posible de títulos, diplomas y certificados, y luego preocuparse de que el mundo se entere. Para los lectores alemanes lo importante es saber si quien escribe está suficientemente cualificado, antes de interesarse sobre lo que esa persona piensa. En la blogosfera en general no importa la cualificación, sino si lo que dice quien escribe es fundado, original e inteligente.

3. En EEUU es importante para los responsables en economía y política lo que la blogosfera dice, incluso gente que sería desoída en política. Se respeta la “voz del pueblo“, actitud muy americana y poco alemana.

4. Para ser un buen bloguero se deben saber otras cosas aparte de economía y política. En Alemania no se piensa en los factores necesarios para ser un buen bloguero. Lo importante son las capacidades y condiciones para tu carrera. (esto me recuerda a la expresión “Fachidiot“, utilizada en Alemania para hablar sobre “idiotas especializados” que solo saben mucho sobre un tema)

5. (mi favorito) Un bloguero tiene que equivocarse, por lo menos alguna vez. Si no te equivocas, no es interesante. El miedo a escribir algo que parezca tonto es especialmente fuerte en Alemania. Si se escribe sobre algo que no se conoce, se tiene miedo a pasar por alto algún aspecto importante. Si se escribe sobre algo que se conoce, se tiene miedo a que la gente no te tome en serio si cometes algún error.

6. Los alemanes son sistemáticos, metódicos y extensos en lo que hacen. A un bloguero le gustan los “tiros rápidos“.

7. Los blogueros son outsiders naturales, incluso están orgullosos de ese estatus y de decir la verdad a la cara del poder. En Alemania no se llega muy lejos cuando uno se declara outsider, ya que no se consigue ningún prestigio, y el prestigio es algo a lo que casi todos los alemanes aspiran.

8. En EEUU hay catedráticos y profesores de economía que “bloguean” y discuten e intercambian ideas en la red. En Alemania existe otro profesorado, universidades y sobre todo no existe un “Blogger-Nest” (¿nido de blogueros?) como en la Universidad de George Mason en Virginia.

9. Los alemanes no trabajarían si no recibieran dinero por ello, y bloguear es como trabajar. En EEUU se gana dinero con los blogs solo de forma indirecta, mediante la gloria y la notoriedad que a uno le trae un blog. Como a un alemán un blog no le reporta gloria y notoriedad, no hay ninguna razón para bloguear.

10. Los alemanes se toman muy en serio sus vacaciones. Un bloguero no conoce las vacaciones.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Gutielez

febrero 18, 2011 at 8:34 am

Publicado en Uncategorized

Un post políticamente incorrecto

leave a comment »

According to Jay Cross, 80% of what we learn is not through formal classes, it´s done watching others, researching by yourself, human conversation, social network, etc.”

The most powerful instructional technology ever invented is human conversation”

 

 

 

En una de mis incursiones por Austria, en uno de los pueblecitos más recónditos de la zona montañosa cercana a Wienerneustadt, al sur de Viena, surgió espontáneamente una conversación con un lugareño. Era un varón, de aproximadamente unos 45 años de edad. Yo había entrado en un un local parecido a un “Biergarten” para tomarme un café. Los cafés en cualquier lugar de Austria son una delicia comparados a los que se sirven en Alemania. Se pueden pedir además con un poquito de nata y resultan deliciosos. Estaba yo saboreando el café mientras me recuperaba de una caminata por el monte, y la persona en cuestión me preguntó algo que no pude entender a la primera. Así que recurrí a mi precario alemán y le hice entender que no era de allí. Bien, esto era totalmente innecesario porque era algo obvio. Y “es de mala educación explicar lo evidente”. Pero bueno, en ese contexto no tanto. El caso es que, simplificando, ese hombre me dio a entender que si quería mejorar mi alemán lo que tenía que hacer era “beber mucha cerveza”. Es decir, frecuentar bares, “Kneipen”, restaurantes o lo que fuera donde pudiera practicar mi alemán hablando con la gente, conversando.

La idea de entrada me resultó graciosa por ser recurrente. Y con el tiempo (la anécdota pasó hace 3 años aproximadamente), esa idea ha venido reapareciendo intermitentemente, como queriendo decir “oye, que existo, que estoy por aquí”. Y volvió a suceder hace pocos días, en uno de los seminarios de mi centro de trabajo. Hablábamos sobre los pasados. Los contrastes pret. perfecto – indefinido (o pretérito simple) y también del indefinido – imperfecto. Y efectivamente, parece que convenimos en que es uno de los aspectos más complejos de la gramática española. Muy difícil de entender por los/las estudiantes y muy difícil de explicar y ejemplifiar eficazmente por los/las profesores. Y, en esa tesitura, volvió a aparecer la idea. En este caso en forma de diálogo interior: -A ver, nosotros los nativos usamos correctamente los pasados, ¿no? -Sí. -Y nadie nos ha explicado en qué casos se utiliza uno u otro, ¿no? -Sí, al menos yo no lo recuerdo, además lo he podido comprobar con mis sobrinos de 4, 6 y 8 años, que utilizan los pasados sin problema. -Pues entonces, si sabemos utilizarlos y nadie nos los ha explicado es que hemos aprendido practicando. -Anda, pues sí, ¿no? … En ese momento me replanteé mi profesión.

Es curioso, pero la persona cuyas citas inician este post, Jay Cross, personaje peculiar que vende diálogos por internet a través del Skype de 30 minutos con toda pesona interesada  por 450 dólares -tiene cojones la cosa-, parece que coincide en esencia con el lugareño austriaco. Los dos entienden que la mejor forma de aprender consiste en practicar, conversar, tomarse unas birras con los amigotes, buscarse un tándem y similares. Es decir, ¿aprendizaje informal? Aprendizaje no reglado. Y Jay Cross va todavía más lejos; dice que el 80% de lo que apredemos no se debe a la educación formal, sino a su contrario, es decir, al aprendizaje libre por la web, conversacional, espontáneo, lúdico, etc.

Y entonces yo me pregunto: ¿ese otro 20% es lo único que se apende/enseña en los miles de centros educativos privados o públicos que se extienden a lo largo y ancho de la superficie terrestre? ¿Es que los miles de currículos están tan rematadamente mal pensados y los millones de docentes mundiales somos tan paquetes? Bueno, yo diría que no. ¿Que la enseñanza al uso es inútil? No. ¿Que es mejorable? Seguro. Sin embargo, ¿qué porcentaje de ese conocimiento aprendido se olvida? ¿Se olvida antes -o nunca- el 20 % aprendido de forma reglada? ¿Se olvida todo o parte de ese 80 % aprendido informalmente?

¿Y si se integraran aprendizaje formal e informal deliberadamente? ¿Y si todo esto no es más que una constatación de una tendencia que nos lleva hacia un cambio del paradigma educativo? Seguiremos investigando formal e informalmente…

Written by Gutielez

febrero 11, 2011 at 8:44 am

Publicado en Uncategorized

Crónica de una muerte indeseada

leave a comment »

Nació, no llegó a reporducirse y murió. Nació, estuvo en coma varios meses (incluso algún año) y falleció. Fue engendrado hace casi 4 años (en abril) y tuvo una infancia incipientemente curiosa. Mucho más incipiente que curiosa, la verdad. Sí, incipiente, porque empezó. Pero quedó en eso, en un comienzo. Un par de entradas, un par de comentarios de los colegas del master y cayó en desuso, para después caer en el olvido. Lo que empezó como un experimento auspiciado por el empuje de las TICs e inspirado por el saber teórico de nuestros profes del master – que incluso fue ejecutado, puesto en práctica y desarrollado-, el PRP o portafolio reflexivo del profesor (en formato blog), se suspendió. O sea, quedó en estado de suspensión. Y digo bien, se suspendió y no terminó, porque fue algo temporal y no definitivo.

Así que pocas fechas atrás, decidí rescatarlo del olvido. Un par de entradas borradas, un par de retoques en la estética, la pertinente licencia Creative Commons (Atribución-NoComercial-CompartirIgual3.0Unported) -hay que joderse-, un enlace a un “power point” sobre los Derechos Humanos con su correspondiente definición, características, fundamentación, antecedentes, positivización y clasificación, y mucha mucha ilusión por verme otra vez ante la posibilidad de utilizar la red, las nuevas tecnologías en uno de mis cursos (de Español Jurídico) de forma pública y abierta al mundo mundial terrestre y cibernético. De modo que pedí a mis estudiantes que, el día que empezamos a tratar el tema de los DDHH, simplemente respondieran a estas dos preguntas: ¿Desde cuándo existen los Derechos Humanos? ¿Son reconocidos para todos los seres vivos? Insistí en que solo era una opinión.

Durante la semana esperaba recibir algún e-mail de aviso de comentarios en el blog. Esperaba, esperaba. Seguía esperando. Y llegó el día en que tenemos la clase presencial. Y volvimos a hablar sobre el blog. -Chicos, veo que nadie ha escrito en el blog- yo con el más afable de mis tonos y la mejor de mis sonrisas. -Bueno, lo hemos escrito en papel. -¿En papel? -Sí, no sabíamos que se podía escribir en el blog. ¡Atiza! Resulta que no me expliqué bien, pensé para mí mismo. Bueno, ahora creo que no debí explicarme tan mal, porque justo en ese momento una estudiante dijo: “Yo no quiero escribir mi dirección de e-mail en el blog”. Claro, lo entiendo y respeto, son futuros abogados y la privacidad es importante, además de ser un bien jurídicamente protegido. Así que decidí quitar en “dejar comentarios” a las entradas del blog la exigencia de identificación de usuario y de e-mail. Y les pedí que escribieran simplemente una opinión cortita a las preguntas. No era necesario redactar un texto expositivo-doctrinal o las obras completas de la editorial Aranzadi.

Así que esperé, esperé. Volví a esperar. Y llegó la clase. Oh sorpresa, nadie había dejado ningún comentario en el blog. Otra vez, con el rictus más diplomático en mi expresión, les pregunté que qué pasaba que no escribían en el blog. Les dije también, antes de que me respondieran, que no pasaba nada si no escribían, que respeto el hecho de que no quieran escribir, ya que no era estrictamente obligatorio. Pero realmente sentía curiosidad por su inacción. La respuesta fue: “no queremos escribir en español con errores y que los vea todo el mundo”. Yo en ese momento pensé “¡pero si tenéis un nivelazo, si estáis en el C1, si escribís mejor que algunos nativos!” Sin embargo, tengo que decir que esta respuesta aplacó por completo los primeros síntomas de frustración profesional que estaba empezando a notar. Es decir, me pareció una respuesta satisfactoria porque yo me he visto en situaciones similares a la de mis estudiantes. El miedo es libre. Y el miedo al error también.

Y así fue como el blog “Elegal” (javiele.wordpress.com) murió.

Pero afortunadamente (o no) algunos creemos en la resurrección. Todos conocemos casos de muertes clínicas que por alguna inexplicable razón dejan de serlo. Gente que permanece en coma durante 8 años y de repente se despierta. Existen fenómenos como la catatonia. Y nunca se sabe, quizá el diagnóstico fuera erróneo. De manera que, aprendamos de la experiencia. Minimicemos los errores. Volvamos a establecer un plan de acción teniendo todos los elementos adversos en cuenta. Luchemos contra el escepticismo de los juristas respecto a las nuevas tecnologías, sus hábitos profesionales y profundas creencias sobre metodología académica. Combatamos el miedo al error. Es posible. La utilización de la web 2.0 en clase de ELE tiene futuro. Venceremos. Espero…

Written by Gutielez

febrero 4, 2011 at 7:03 am

Publicado en Uncategorized